Boda en el campo

Laura & Moi fueron los primeros que confiaron en mí, y a día de hoy solamente puedo darles las gracias.
Además de coordinar el día de su boda, hice etiquetas de kraft con el logo de su boda (dos galgos súper amorosos), arroz de colores, pai pais, unos banderines para la zona de baile, un rincón de limonada… y todo acorde con la gama de colores que eligieron para su boda.
Mis novios verdes, mi chico con las converse. Únicos y geniales, hicieron que cada invitado se sintiera como en casa. Una noche inigualable, de las que parece pintada con acuarela.
Además, su mesa presidencial fue para dos personas. Únicamente ellos, para dejar de lado las formalidades. De esta manera consiguieron que todos los invitados se levantaran de sus sillas para disfrutar de la pareja y consiguieron, aún estando solos, compartir el momento con todos.